Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Te traemos algunos consejos para preparar un buen sofrito

baseparaguisososofritos

En la cocina es muy común que las preparaciones se hagan con un sofrito para dar gusto y sabor a las comidas. Este es el primer paso de innumerables recetas, de ahí su relevancia, ya que influye en el producto final de manera determinante. Conocer algunos secretos permitirá manejar bien la técnica para obtener platos excepcionales.

Los sartenes de acero inoxidable o de hierro son las más recomendadas. Sin embargo, también se pueden utilizar aquellas con revestimiento anti-adherente.

La base de todo buen sofrito es el aceite. Debe ser uno de calidad y que aporte sabor. En este punto, el de oliva virgen es el mejor y hay que ser generosos al momento de verterlo en la sartén, ya que es la manera de asegurar que los alimentos queden jugosos.

Si se va a reutilizar, lo aconsejable es que no sobrepase las cinco veces, ya que el aceite se degrada al calentarlo una y otra vez y podría resultar tóxico.

Casi que tan solo con ajo, cebolla y tomate se puede preparar cualquier plato dentro de esta categoría, pero el pimentón y el ají también son bienvenidos. El resto es cuestión de gustos, aunque con el exceso solo se logra opacar el resto de los alimentos.

Cualesquiera que sean las hortalizas que se vayan a utilizar, lo ideal es lavarlas, secarlas bien y cortarlas en cuadritos pequeños.

Por el tiempo de cocción que requieren ciertos alimentos, hay que incorporarlos a la sartén por orden, según la dureza de los mismos. Primero va la cebolla, luego el ajo seguido por el ají y el pimentón (si hay zanahorias, también), para concluir con el tomate.

Si bien antes de comenzar el proceso, y luego de verter el aceite en la sartén, el fuego se puso al máximo, ya cuando se van incorporando los vegetales el resto del proceso debe ser a fuego lento y removiendo ocasionalmente para que no se peguen.

Al hacer un sofrito, no hay que sobrecargarlo de especias y hay que prestar atención al orden en el cual estas se agregan. El pimentón molido, por ejemplo, debe añadirse al final para evitar su amargo sabor. Cuando ya el proceso está avanzado se nota que el sofrito se está secando, se tiene que añadir más aceite.

 

Noticia de : Cocina y Vino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*