Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Rondó Adafina ofrecerá su experiencia sensorial en el Centro Cultural BOD

unnamed

Escrita y adaptada por Edwin Erminy, esta obra estrenada con éxito en 2013, se presentará ahora en homenaje a su autor y director original, en una temporada que comienza el 27 de septiembre en el Centro Cultural BOD, escenario donde el público será testigo de un vivido itinerario que conjuga teatro, danza, música y gastronomía.

Memorable celebración de la multiculturidad venezolana a través de un rico componente de su población: la comunidad sefardí de la ciudad de Coro, una de las más antiguas del continente, Rondó Adafina se adueña de los espacios del Centro Cultural BOD a partir del viernes 27 de septiembre, para una breve temporada de presentaciones en la que cautivará a la audiencia con su sorprendente e integradora propuesta escénica.
Con el sello de calidad de Image Producciones -misma que acaba de conmover la escena nacional con la primera edición de OPERA GALA CARACAS-, esta obra se remonta para celebrar el vivo legado de uno de los arquitectos y diseñadores escénicos más importantes del país, Edwin Erminy, dramaturgo, director y escenógrafo del montaje original, quien falleciera el 31 de diciembre del pasado año.
Rondó Adafina es un viaje que ilustra el recorrido histórico de los judíos sefardíes a estas tierras. Los múltiples encuentros de culturas que se han producido en ese devenir, expresados en la música y la comida.
Con las actuaciones de Tomás Vivas, Natalia Román, Gladys Seco, Carolina Leandro, Verónica León, Jeizer Ruiz, Alejandro Miguez, Adriana Bustamante y Francisco Salazar, quien también la dirige; narra el itinerario de un personaje ficticio, Haím Benatar, y de una receta real, la Adafina, que parte de Marruecos, en el siglo XV, para pasar por Sefarad (España), Portugal, Holanda, Brasil y Curazao, hasta llegar a la Venezuela de los siglos XIX y XX.
La música, inspirada en el arribo de la histórica comunidad sefardí a Coro, desempeña un rol protagónico, alternando instrumentaciones judeo-arábica, sonoridades raíz de la música flamenca o resonancias hispano moriscas, en una mixtura de formas y géneros que expresan el mestizaje cultural que celebra la pieza.
Un destacado grupo de instrumentistas, dirigidos por David Peña, armonizan en vivo el montaje: Federico Ruiz, en el acordeón; Wilmer Alvarez, en la guitarra; Williams Mora, en el clarinete; Pedro Vásquez, en el cello, y Pedro Isea, en la percusión.

Pero, más allá de la historia de Benatar, o la de los judíos de Coro, en la obra interesan las claves universales que devela y que dan vigencia a su trama. “El carácter híbrido de nuestras culturas, el valor de la convivencia y la tolerancia en su formación, el papel de la minorías y los pequeños individuos atrapados en las conflagraciones de la historia”, dijo el autor.
“Rondó Adafina es el texto con el que gané el premio literario Fundarte, mención dramaturgia, en 2002. Es una de mis óperas transatlánticas, un esfuerzo por inventarme una forma de teatro musical a partir de la multiculturalidad”, declaró Erminy sobre esta pieza, ganadora del premio literario Fundarte en 2002.
Aún más, de acuerdo con el crítico teatral Carlos Herrera, quien escribió el prólogo de la obra en que se basa el montaje, publicada por el Fondo Editorial Fundarte: “Rondó Adafina no sólo es una historia del ir y el devenir de las ‘diferencias consentidas’, sino que también es una excusa para entender u reflejar otras claves temáticas como el valor de las minorías, sean estas producto del mestizaje o de la convivencia de los opuestos”.
Partiendo de esta premisa, el montaje adquiere aun mayor relevancia cultural en el contexto del amplio número de venezolanos de apellido sefardí que en la actualidad buscan conocer más sus orígenes, tras ser beneficiados por la resolución del gobierno español que permite a los descendientes de los judíos sefarditas obtener la nacionalidad española, tras ser expulsados en 1942.

Legado multisensorial
Apasionado de las artes, Edwin Erminy obtuvo una maestría en Artes escenográficas (Summa cum laude) del Central Saint Martins College of Art and Desing (Londres, 1998). Hizo pasantías en teatros de ópera de Colonia y Sttugart (Alemania), y otros importante escenarios europeos.
Hijo del recordado crítico y experto en arte Perán Erminy, en 1999 recibió el Premio Municipal de Teatro a la Mejor escenografía y Mejor producción. Estuvo al frente de la dirección técnica del Festival Internacional de Teatro y del Teatro Teresa Carreño, entre otros. En 2013 se radicó en Trinidad, donde se integró como profesor de la Faculta de Arte de la Universidad de Trinidad y Tobago, llegando a presidir la National Drama Association de esa nación del caribe angloparlante.
Cabe recordar también su más caro proyecto, ÓPERA TRANSATLÁNTICA, fundado por Erminy en 1999 simultáneamente en las ciudades de Caracas, al lado de la artista británica Pamela Howard. Funcionó como un laboratorio teatral en la búsqueda de una nueva comprensión de las identidades culturales, “asumiendo al Atlántico no como una inmensa masa de agua que nos separa sino como el medio para un acercamiento, una especie de “Mare Nostrum”, explicó.
El primer montaje de este proyecto, “Variaciones sobre un Concierto Barroco” (1999-2000), está basado en una novela de Alejo Carpentier, ganó nueve premios en Venezuela y fue el primer espectáculo nacional en inaugurar un Festival Internacional de Teatro de Caracas, presentándose también en Londres y Bogotá.
El Financial Times de Londres la calificó como “una producción de una imaginación casi ilimitada, fascinante”; The Guardian, la define “hermosa y poderosa, una obra de teatro llevada por la básica necesidad humana de cantar, bailar, narrar y comer”; Time Out la consideró “el mejor espectáculo de la semana en Londres”.
A este resonante éxito siguió un período de estudio e investigación que dio lugar a Rondó Adafina, sobre la que en el año 2001 se hizo un taller en el Drama Center de Londres.
El estreno mundial de este espectáculo teatral se celebró en 2013 en la Escuela de Enfermería de la UCV, en Sebucán, una antigua capilla de la Congregación de Hermanos de La Salle. En ese espacio no-convencional, lleno de magia e historia, los espectadores vivieron una envolvente e integradora experiencia sensorial y artística, para exaltar la diversidad.
“Nuestra meta con la reedición de este extraordinario montaje es que nuevos públicos lo conozcan en el país, antes de llevarlo a España, Marruecos, Portugal, Holanda, Brasil y Curazao, siguiendo la ruta histórica de los judíos de Coro, tal como soñó nuestro querido Edwin, a quien rendimos un merecido homenaje”, puntualiza Carlos Scoffio, productor general del espectáculo.
Las funciones de Rondó Adafina, montaje que cuenta con el patrocinio de la Embajada de España en Venezuela, se presentará en el PH Oeste del Centro Cultural BOD hasta el 20 de octubre, en los siguientes horarios: viernes, 6:00 p.m., sábado y domingo 5:00 p.m.
Las entradas pueden adquirirse a través de wwww.ticketmundo.com y en las taquillas del Centro Cultural BOD, en La Castellana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*